Última actualización: | Contácto | Mapa del sitio |
 03/03/2021

Desarrollo rural, apuesta de consejos comunitarios del Cesar frente a economía poscarbón

La Universidad Nacional de Colombia (UNAL) y la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Agrosavia) quieren ser aliadas de los importantes procesos de reconversión productiva en este departamento.

Así quedó explicitado en un trabajo de campo realizado del 17 al 19 de febrero de 2021 en los consejos comunitarios del corregimiento de Sempegua (Chimichagua) y en la vereda la Estrella (Jagua de Ibirico) en el departamento del Cesar.

Este encuentro se dio en el marco del proyecto de investigación interinstitucional: "Construcción participativa de estrategias de mejoramiento de la seguridad y soberanía alimentaria en sistemas productivos de comunidades afrodescendientes rurales del departamento del Cesar".

Según el trabajador social Juan Sebastián Valencia Sánchez, de Agrosavia, "esta salida nos permitió reflexionar sobre cómo desarrollar una investigación estimulando la participación de la gente en esta coyuntura de pandemia, pobreza multidimensional y el cierre de algunas minas en el departamento".

En Sempegua, un corregimiento donde las enormes ceibas recuerdan que es un lugar de memoria africana, la agricultura se presenta como una actividad promisoria ante la crisis del sector pesquero por agotamiento de peces en la ciénaga de la Zapatosa. Así se garantizaría la soberanía alimentaria de las familias que forman parte del Consejo Comunitario Amada Cabas Gutiérrez, quienes sintieron todo el rigor de la pandemia COVID-19 en la dieta alimentaria.

Allá, donde muchas familias se autorreconocen como agropesqueras, se identificó un terreno en el que se hará la parcela agrodiversa y demostrativa que pondrá en práctica los principios de la agroecología para la soberanía alimentaria local.

La parcela estará al lado de un megacolegio, y se espera que este espacio productivo sea adoptado pedagógicamente como un aula-laboratorio en el que los niños aprendan a cultivar y fortalezcan tanto su cultura agroproductiva como su relación con la tierra.

Las directivas del Consejo Comunitario consideran que es urgente planear para proyectar a futuro que el territorio sea atractivo para las nuevas generaciones y evitar que este corregimiento pierda a sus jóvenes, muchos de los cuales prefieren migrar a las grandes ciudades.

Por otra parte, en la vereda La Estrella (Jagua de Ibirico) –que sorprende por su verdor–, algunas familias del Consejo Comunitario participaron del auge del carbón y después volvieron a cultivar estas tierras junto a aquellas que nunca dejaron de creer en la soberanía alimentaria y en las potencialidades productivas del sector rural.

En sus narrativas es claro que le apuestan a un desarrollo rural que incorpora la innovación en los procesos agrícolas junto al afianzamiento de una identidad étnico-territorial afrodescendiente.

El agro cesarense será prometedor si le apuesta a diversificar sus agriculturas, aunque en algunos suelos se profundizarán las agroindustrias, en otros, por el tipo de ecosistemas frágiles, deberán apostarle a la agroecología.

El profesor Álvaro Acevedo, del Departamento de Desarrollo Rural y Agroalimentario de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNAL Sede Bogotá, afirmó que las crisis alimentarias, agudizadas hoy por altos precios en el mercado, cambio climático y pandemia, están obligando a la humanidad a repensar sus sistemas agroalimentarios.

"Es urgente un cambio en los esquemas de producción, distribución y consumo de alimentos que reconstituyan no solo esquemas adecuados de alimentación y nutrición, sino que sean sostenibles ambiental y socialmente", agregó.

Así mismo, la profesora Claudia Mosquera Rosero-Labbé, reconocida experta en el estudio de comunidades afrodescendientes, considera que "debemos convertir estas dos experiencias en prototipos que permitan mostrarle al país las potencialidades que tienen los consejos comunitarios cuando se unen los principios de la agroecología con las prácticas agrícolas ancestrales de las comunidades negras".

"Este maridaje respondería no solo a los retos de la soberanía alimentaria sino también a mostrar que las comunidades negras pueden producir alimentos sanos, de excelente calidad y a precios justos, algo que una parte del mercado nacional y mundial de alimentos valora y recompensa", subrayó.

Igualmente, la docente considera que las instituciones públicas y la cooperación internacional deben apoyar financiera y técnicamente las iniciativas productivas de las comunidades afrocaribeñas rurales.

El investigador máster César Augusto Forero Camacho se mostró satisfecho con los resultados de esta salida, pues confirmó una vez más que la planificación de proyectos generados desde ópticas académicas e investigativas difieren muchas veces de las necesidades y realidades cotidianas a las que se enfrentan las comunidades.

Por ello se proyecta construir conjuntamente la fase 2 de esta iniciativa, en la cual el protagonismo de las comunidades negras estará a la orden del día.

(Por: fin/LIAG/MLA/LOF)

Fuente: Agencia de Noticias UNAL

Red de Comunicaciones
Aunap - Banco Agrario - BMC - CCI - Corpoica - Fiduagraria - Finagro
ICA - Incoder - Unidad de Restitución de Tierras - Upra - Vecol

@AgronetMADR

@MinAgricultura