Última actualización: | Contácto | Mapa del sitio |
 26/08/2022

El superalimento mediterráneo que baja el colesterol y previene los infartos

El aceite de oliva es el alimento más conocido, y consumido, de la dieta mediterránea: descubre sus mil beneficios

No descubrimos nada nuevo si decimos que el aceite de oliva es uno de los alimentos más beneficiosos que podemos consumir. Estandarte de la apreciada dieta mediterránea, cada vez son más los estudios científicos que recalcan el potencial del aceite de oliva para mejorar nuestra salud.

Y es que, como recalcan desde la Interprofesional Aceites de Oliva de España, su sabor, su historia y sus beneficios para el organismo lo han convertido en parte fundamental de nuestra dieta. Una tostada de tomate y jamón con rico aceite de oliva. Una ensalada de verano o una buena carne. El aceite de oliva no solo combina con la mayoría de nuestros platos favoritos, sino que aporta numerosos beneficios a nuestro organismo.

Potente antioxidante

Los aceites de oliva vírgenes son ricos en vitamina E, un compuesto con un potente efecto antioxidante. Pertenece al grupo de las llamadas vitaminas liposolubles, las cuales ayudan a retrasar el envejecimiento.

La vitamina E es esencial para el buen funcionamiento de diferentes áreas de nuestro cuerpo, desde el sistema nervioso hasta los músculos, pasando por el aparato cardiovascular, llegando incluso a prevenir los infartos de repetición. Esta vitamina evita la oxidación de grasas y proteínas, por lo que actúa como perfecto complemento a otros alimentos sanos.

aceite

Aceite de oliva / Agrónoma

De otro lado, las vitaminas E y K que contiene el aceite de oliva virgen extra son claves para preservar la salud cerebral.

Además, neutraliza los radicales libres, fortaleciendo nuestras células; estimula la absorción del calcio y controla el colesterol malo, conocido como LDL.

Reduce el colesterol

Este último es uno de los beneficios más destacados de los aceites de oliva que, como recordamos, están  constituidos en su mayor parte por grasas insaturadas, tales como el ácido oleico, que es un ácido graso monoinsaturado, y ácido linoleico, que es un ácido graso poliinsaturado.

En este sentido, se ha demostrado que la sustitución de grasas saturadas por grasas insaturadas en la dieta disminuye/reduce el colesterol en la sangre. Cabe recordar que una tasa elevada de colesterol constituye un factor de riesgo de cardiopatías coronarias. Asimismo, los polifenoles presentes en los aceites de oliva vírgenes contribuyen a la protección de los lípidos de la sangre frente al daño oxidativo.

Además, el aceite de oliva favorece la función digestiva, ayudando a evitar digestiones pesadas, combate el estreñimiento, hidrata y tonifica la piel y reduce los problemas de circulación.​

Fuente: Sevilla ABC​​​

Red de Comunicaciones
Aunap - Banco Agrario - BMC - CCI - Corpoica - Fiduagraria - Finagro
ICA - Incoder - Unidad de Restitución de Tierras - Upra - Vecol

@AgronetMADR

@MinAgricultura