Última actualización: | Contácto | Mapa del sitio |
 16/08/2022

El superalimento que favorece el tratamiento contra el resfriado y los dolores reumáticos

El jengibre aporta vitaminas, minerales, fitonutrientes y fitoquímicos que previenen la aparición de enfermedades

Se denominan superalimentos a todos aquellos que por su riqueza en nutrientes, vitaminas, minerales y antioxidantes tienen un efecto beneficioso para la salud. En anteriores ocasiones, ya hemos hablado de alimentos como el cacao, la maca, bimi, moringa o el chayote.

Hablaremos ahora del Jengibre, un ingrediente habitual en en Asia Central y el Sudeste Asiático, que aporta vitaminas, minerales, fitonutrientes y fitoquímicos que previenen la aparición de enfermedades. Esta planta se usaba ya en la antigüedad como remedio medicinal para tratar problemas digestivos.

Fue una de las primeras especies en llegar al continente europeo. Llegó a través de la ruta del incienso que trajo al viejo continente además de productos como la seda, el ébano y textiles, especias indias como la cúrcuma, el curry o el propio jengibre.

¿Por qué el jengibre es un superalimento?

El jengibre, que pertenece a la familia de las Zingiberaceae,  es el tallo subterráneo o rizoma de esta planta. Es un producto bastante económico que destaca por un característico aroma perfumado y refrescante con un toque de limón. Asimismo, posee un sabor especiado, picante y penetrante, con un toque ligeramente dulzón.

Es un superalimento porque es una fuente importante de minerales como el manganeso, hierro, magnesio, zinc, potasio, fósforo y calcio. Aporta también vitaminas como la vitamina C, B3, B6, B1, B2, B9 y vitamina E. Una porción de 100 gramos tiene 336 kcal.

Además, el jengibre es un alimento antibacteriano y antioxidante, debido a que contiene fitoquímicos como flavonoides, taninos, el gingerol, shogaol y los paradoles, compuestos que ayudan a retrasar el proceso de envejecimiento celular.

Favorece el tratamiento para resfriados,  dolores reumáticos, musculares y menstruales

Gracias a sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias, el jengibre favorece el tratamiento para dolores reumáticos, musculares y menstruales. En Asia suelen usar este rizoma para crear aceites y dar masajes para calmar el dolor articular.

Esto es debido a que contiene nerol, zingibereno, mono y sesqui terpenos, lo que ayuda a evitar las prostangladinas, que son sustancias asociadas al dolor.

También es muy recomendable tomarlo en procesos catarrales. Un té al jengibre con miel y limón puede actuar como descongestionante y aliviar la tos, el asma y la disnea, al eliminar las mucosidades de la garganta y pulmones.

Ayuda con los problemas gastrointestinales

El jengibre también es tradicionalmente conocido por ser útil en el tratamiento de enfermedades gastrointestinales. Al consumirse ayuda a producir saliva, por lo que facilita la deglución y puede ser utilizado para evitar las náuseas y el vómito.

Del mismo modo, estimula al páncreas lo que motiva el aumento de enzimas en las zonas intestinales que ayudan a la digestión y evita la sensación de barriga hinchada y la aparición de gases. 

En personas diabéticas, el jengibre ayuda en el tratamiento de esta enfermedad disminuyendo los niveles de glucosa y colesterol sanguíneos al mejorar la circulación a través de su acción vasodilatadora. Por esta razón reduce también los problemas circulatorios como las várices.

¿Cómo consumir?

El jengibre es una especie habitual para condimentar y aromatizar recetas. Es un sabor especial, cítrico y a la vez con dosis de picante, que le confiere al plato personalidad. Para usarlo, se suele coger la raiz y rallar la superficie.

Tomar un té al jengibre es un modo de uso común de esta especie. Además, es la mejor manera de aprovechar sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.​

Fuente: ​Sevilla ABC​​​​

Red de Comunicaciones
Aunap - Banco Agrario - BMC - CCI - Corpoica - Fiduagraria - Finagro
ICA - Incoder - Unidad de Restitución de Tierras - Upra - Vecol

@AgronetMADR

@MinAgricultura