Última actualización: | Contácto | Mapa del sitio |
 11/02/2021

Subproductos del cacao con potencial para la alimentación animal

El crecimiento exponencial de la población mundial generará una demanda mayor de proteína animal y, por lo tanto, de materias primas para la elaboración de alimentos balanceados comerciales.

Bucaramanga, Santander. De acuerdo con Juan Leonardo Cardona, Investigador de AGROSAVIA vinculado con el CI La Suiza, y según lo indica la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la población mundial alcanzará los 8.500 millones de habitantes para el año 2030, lo cual representa un reto que radica en que la elaboración de alimentos balanceados para animales, requiere de materias primas energéticas como el maíz y/o el trigo y proteicas como la soya, las cuales pueden llegar a competir directamente con la alimentación humana.

¿Por qué es importante encontrar alternativas de alimentación animal?

En Colombia, el costo de alimentación en los sistemas pecuarios puede oscilar entre el 30 % y 70 % de los costos de producción total, y la rentabilidad es menor a medida que aumenta el uso de alimentos concentrados. Considerando que en gran parte del país hay baja disponibilidad de recursos forrajeros, se hace necesario caracterizar y generar recomendaciones de uso para recursos alimenticios locales que mejoren la alimentación de bovinos y especies menores.

Una buena alimentación en los animales juega un papel fundamental para el óptimo rendimiento de los sistemas productivos pecuarios, ya que una alimentación deficiente puede traer consecuencias productivas, así como mayor excreción al ambiente de gases de efecto invernadero (GEI) como el dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O) entre otros. Así mismo, la combinación de recursos alimenticios favorece la eficiencia productiva, y permite una mayor utilización de subproductos generados por el sector agrícola y/o agroindustrial en las regiones.

El país cuenta con gran diversidad de subproductos y residuos agroindustriales con potencial para su utilización en la alimentación animal. El procesamiento de productos como el café, la palma de aceite, la caña de azúcar, el cacao, entre otros, generan residuos que podrían ser utilizados en alimentación animal, energías limpias o abonos verdes.

El cacao como opción viable para alimentación animal

Uno de los cultivos más representativos del país es el cacao (Theobroma cacao), en el cual Colombia ha demostrado un importante crecimiento en producción al alcanzar las 60,000 toneladas anuales, generadas principalmente en los departamentos de Santander, Antioquia, Arauca, Huila y Tolima. Una de las características de este cultivo es que, para alimentación humana, solo se utiliza del 10 % al 12 % del producto, el resto es catalogado como subproducto y desecho.

Entre los subproductos del cacao con potencial para ser incorporados en alimentación animal, se consideran la cáscara y la cascarilla, ya que en la actualidad se generan cientos de toneladas de estos residuos, que podrían ser útiles. Algunos estudios reportan la calidad composicional de estos subproductos de la siguiente forma:

La cáscara, por ejemplo, ha sido evaluada como suplemento en dietas para bovinos con una inclusión hasta del 25 % de la ración en vacas lecheras, mostrando contenidos entre 80 a 85 % de materia seca (MS), 6 a 9 % proteína cruda, calcio (0,8 %), fósforo (0,3 %), cenizas (9 %), fibra cruda (32 %) nutrientes digestibles totales (TDN) del 40 % y una energía metabolizable para rumiantes de 1,3 Mcal/kg/MS.

La cascarilla, por su parte, presenta una calidad composicional muy interesante para tener en cuenta como materia prima en la elaboración de dietas, ya que reporta: una proteína cruda hasta del 23 %, el 41 % de la proteína corresponde a la fracción A (es decir la fracción de la proteína que se degrada rápidamente en el rumen), MS (90 %), fibra detergente neutro (29 %), una energía neta de lactancia de 1,2 a 1,4 Mcal/kg/MS y digestibilidad promedio del 75 %.

En la mayoría de las investigaciones se reporta el uso de estos subproductos secos y/o molidos, así como incorporados en la formulación de bloques multinutricionales y suplementos; la cáscara también puede ser suministrada fresca o ensilada en especies rumiantes como bovinos de carne y doble propósito.

La mayoría de las investigaciones sugieren que estos subproductos pueden constituir hasta el 20 % de raciones para aves de corral, 30 a 50 % para cerdos, hasta el 20 % del remplazo del maíz en dietas de peces (tilapia), y hasta el 70 % en dietas de cabras y ovejas. También se reporta el uso de cascarilla de cacao hasta en un 20 % de inclusión en la dieta de conejos y cuyes, con buenos resultados en parámetros como ganancias de peso. Se recomienda la implementación de alternativas tecnológicas para el manejo de compuestos tóxicos como la teobromina, con el fin de potencializar el uso de los subproductos.

Según Cardona, se espera generar ofertas tecnológicas que promuevan la incorporación de estos subproductos en la economía circular a escala de agricultura familiar, en departamentos con vocación cacaotera y pecuaria como Santander.

Fuente: Agrosavia

Red de Comunicaciones
Aunap - Banco Agrario - BMC - CCI - Corpoica - Fiduagraria - Finagro
ICA - Incoder - Unidad de Restitución de Tierras - Upra - Vecol

@AgronetMADR

@MinAgricultura