Última actualización: | Contácto | Mapa del sitio |
 04/12/2020

UNAL capacita agricultores del Valle en cultivos de ladera

El proyecto, en general, busca beneficiar a 15.000 habitantes de zonas del Valle del Cauca y occidente con potencial productivo en el cultivo de aguacate Hass, mora y piña MD2.

Por un lado, se está capacitando a los agricultores en parcelas de investigación, se hacen días de campo, seminarios y charlas técnicas, entre otras actividades que se realizan a diario. Y por otro, para lograr mayor impacto, la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) realizó diferentes alianzas estratégicas para formar, sin costo alguno, a 300 profesionales a través de tres diplomados, uno por cultivo.

Dichas alianzas se realizaron con la Secretaría de Ambiente, Agricultura y Pesca del Valle del Cauca, la Asociación Hortifrutícola de Colombia (Asohofrucol), el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), Ingenieros Agrónomos Asociados SAS y la Corporación para el Desarrollo del Valle del Cauca (Corpovalle).

Actualmente se adelanta el diplomado de aguacate Hass, cuya duración es de 120 horas, con participación de personal de las diferentes organizaciones aliadas.

Las temáticas que se tratarán por cada cultivo están relacionadas con producción, brechas tecnológicas, planes de investigación y desarrollo tecnológico e identificación de las zonas de ladera aptas para los cultivos (zonificación agroecológica).

Este plan pedagógico foram parte de la fase de transferencia de tecnología del proyecto "Incremento de la competitividad sostenible en la agricultura de ladera en todo Valle del Cauca, occidente", del Sistema General de Regalías (SGR) que es administrado y ejecutado por la UNAL Sede Palmira.

Según lo explica el ingeniero agrónomo Carlos Escobar Torres, especialista en frutales tropicales y coordinador de transferencia de tecnología del proyecto, este se estructuró por la baja competitividad sostenible de la agricultura de ladera, especialmente en las frutas y hortalizas del Valle del Cauca.

Esto se debe principalmente a las limitaciones científicas, tecnológicas y de innovación que hay en las diferentes labores de la cadena de valor de estos cultivos, desde la producción hasta la distribución del producto.

Por eso se busca incrementar la competitividad sostenible en esta zona mediante procesos de investigación y desarrollo que desencadenen, entre otras cosas, en opciones tecnológicas que puedan ser dadas al agricultor mediante diferentes procesos de transferencia de conocimiento.

Manejo en poscosecha

Por otra parte, se hablará de los procesos de selección, empaque y procesamiento o transformación en la etapa de poscosecha para mercado de productos en fresco y procesado. También se abordarán modelos empresariales: alternativas de organización eficiente en la distribución de los productos que faciliten la participación en mercados globales, entre otros aspectos que forman parte de los resultados de diferentes investigaciones.

El ingeniero agrónomo Javier Orozco Ávila, funcionario de Corpovalle en la coordinación técnica de gestión frutícola y actual presidente de Ingenieros Agrónomos Asociados SAS, es uno de los profesionales que está recibiendo el diplomado en aguacate Hass.

"Uno de los puntos más interesantes del diplomado es que finalmente se están unificando los criterios de los profesionales que atienden el cultivo de aguacate, porque hoy en día este cultivo, sobre todo el de aguacate Hass, para nosotros es novedoso porque lo estamos aprendiendo a manejar agronómica y químicamente", señala el ingeniero Orozco.

Agrega que "como normalmente se sembraban otras especies de aguacates, ha ido apareciendo una gran cantidad de técnicos en Hass con diferentes criterios. Con el diplomado se tienen discusiones muy profundas y técnicas con el soporte científico de la UNAL Sede Palmira, y eso hacía mucha falta".

"Poder unificar criterios en los paquetes tecnológicos que se le entreguen al agricultor impacta directamente en los rendimientos del cultivo, ya que en algunos casos se hacen labores o se siembra en zonas donde no van a dar la calidad que demanda el mercado internacional y los precios bajan", puntualiza el ingeniero Orozco.

En suma, tener criterios más definidos permite producir en los sitios adecuados y utilizar las tecnologías requeridas para mejorar la calidad y el rendimiento, lo cual repercute en la rentabilidad del cultivo.

(Por: fin/PAGA/MLA)

Fuente: Agencia de Noticias UNAL

Red de Comunicaciones
Aunap - Banco Agrario - BMC - CCI - Corpoica - Fiduagraria - Finagro
ICA - Incoder - Unidad de Restitución de Tierras - Upra - Vecol

@AgronetMADR

@MinAgricultura